Inicio / Reportajes / Elite: Dangerous mejor con Oculus Rift

Elite: Dangerous mejor con Oculus Rift

Elite: Dangerous

Nuestra primera prueba con Oculus Rift, Elite: Dangerous.

La salida de Elite, uno de los primeros juegos de simulación espacial que destacó en la década de los 80, fue uno de los bombazos del momento y uno de los que permitió dar el paso a lo que hoy es Elite. Hablamos nada más y nada menos que de Elite: Dangerus la nueva entrega de esta fantástica saga de juegos de simulación espacial que nos pone a los mandos de una nave de combate dentro de una galaxia llena de posibilidades.

Tras la primera prueba con las Oculus Rift, en la pasada Games Week, hoy hemos tenido la oportunidad de probarlas de nuevo pero esta vez en profundidad con el juego Elite: Dangerous. A través de una épica recreación de la vía láctea, nos veremos envueltos en una guerra interestelar por el poder y el control de la Galaxia. Nuestras acciones definirán en que nos convertiremos. Podremos luchar, aparecer en contadas ocasiones e incluso no participar en ningún tipo de confrontación, eso dependerá de nosotros. Algunos te verán como un aliado, otros como un pirata, contrabandista, villano o un héroe. Podremos elegir volar solo o acompañado de amigos por infinidad de sistemas solares desafiando los peligros de la galaxia y cambiando el destino de esta. Comenzaremos primero con una nave pequeña, no demasiados créditos y con poca experiencia, eso cambiará a medida que avancemos en el escalafón hasta conseguir nuestro rango de Elite dentro de las tres categorías combate, comercio y exploración.

Hemos podido disfrutar el doble esta apasionante historia gracias a las gafas de realidad virtual Oculus Rift que nos han permitido ponernos en la piel de un piloto galáctico a los mandos de nuestra propia nave de combate. Nada más empezar tomaremos el control de la nave y estaremos preparados para salir a patrullar por el espacio, en ese momento te das cuenta de que ya no estas sentado en una silla de oficina ni nada por el estilo, sino que estas a los mandos de tu nave en medio del espacio y dependes de ti mismo.

Esto es lo que hace grande las Oculus Rift, la facilidad con la que te mete dentro del juego y te convertirte en el protagonista. La cabina de nuestra nave será totalmente trasparente y sin apenas elementos que la tapen lo que hace que podamos girar la cabeza y mirar al espacio profundo, ver nuestro panel de control como si estuviéramos ahí de verdad e incluso seguir a los enemigos por el espacio con nuestra propia vista. Hace necesariamente que nos pongamos serios y actuemos como auténticos pilotos ya que la coordinación entre mando y vista tiene que ser lo mas precisa posible si queremos plantar cara a los enemigos y pilotar, en resumidas cuentas, bien.

En cuanto a los controles se refiere los encontraremos un poco complicados. Al principio tardaremos en adaptarnos a la cámara, controles de disparo, controlar al mismo tiempo el panel y las armas mientras entramos en una refriega… eso si nada que no consigamos machacando el juego horas y horas. Otro de los aspectos que es muy importante es con lo que se juega, es decir, es aconsejable jugarlo con joystick o como mínimo con mando ya que con el ratón, como hemos podido comprobar es muy caótico y bastante más complicado de manejar.

Elite: Dangerous

Por suerte pudimos probarlo de la mejor manera posible gracias al Joystick HOTAS WARTHOG diseñado para los amantes de la simulación de vuelo que permite además configurar los 55 botones de acción…casi nada… libremente para así tener una mejor comodidad a la hora de ponernos a los mandos. Jugar con el Joystick y las Oculus Rift a sido prácticamente como conducir una nave de verdad.

Para este juego los requisitos mínimos son los siguientes:

Sistema operativo: Windows 7 / 8
Procesador: Quad Core CPU
Memoria: 4 GB RAM
Tarjeta gráfica: DX 10 hardware GPU con 1GB VRAM. Nvidia GTX 260 / ATI 4870HD
Direct X 11
Conexión a internet.

Por ello cuando asistimos a la demostración pudimos ver que las Oculus Rift con Elite: Dangerous corria en un ordenador de nuevo diseño de la marca Mountain. Mountain ICE es un equipo de sobremesa único en el mercado por sus inigualables características, como unos tiempos de carga ultrarrápidos gracias a la incorporación del SSD, la presencia de iluminación basada en Leds da un aspecto fresco y rompedor, a la vez que compacto. Estas son alguna de las características del modelo que allí tenían.

• Placa Base: Gigabyte H97N-WIFI
• Procesador: Intel® Core™ i7 4790
• Memoria RAM: 16 GB 1600 MHz DDR3
• Disco duro principal: SSD 256GB 2.5″ 500MB/s
• Disco duro secundario: 1TB 7200rpm SATA 6Gbps 3,5″
• Tarjeta gráfica: GTX 980 4GB DDR5

Otra cosa que nos sorprendió es es sistema de sonido de Creative, un sistema 2.1 llamado Creative T50 por Bluetooth del que destaca el diseño y la calidad de sonido en graves y agudos, dando una sensación muy real de sonido envolvente.

Nuestra conclusión final sobre Elite: Dangerous es que es un juego creado para jugarlo con un buen equipo, al mando de los Joysticks y por supuesto con las Oculus Rift. Por desgracia esto supone unos cientos y muchos tendremos que conformarnos con el simple ratón y nuestra imaginación a la hora de meternos en el papel de piloto galáctico lo cual tampoco es tan malo. Es un juego que tiene acción, infinidad de posibilidades a la hora de jugar, podremos jugar solos o con amigos, ideal para los amantes del los simuladores y con una gran historia que nos dejará exhaustos.

Os recordamos que Elite: Dangerous esta disponible desde el pasado día 16 de diciembre exclusivamente para PC a un precio de 49.99€. Podéis comprarlo digitalmente desde la pagina oficial www.elitedangerous.com

Acerca de Alex Martínez

Jugón desde que era pequeño, me considero una persona positiva y emprendedora. Me encanta el cine de ciencia ficción y palomitero. Mi gran pasión son los videojuegos pero en concreto los shooters.

Descubre tambien

Waking The Tiger

Análisis – Waking The Tiger

El nuevo DLC de Hearts Of Iron IV, Waking The Tiger, nos sorprende a todos, …