Inicio / Cine/Series / Drácula, la leyenda jamás contada

Drácula, la leyenda jamás contada

Drácula, la leyenda jamás contada

“A veces el mundo no necesita un héroe, sino un monstruo” Drácula, la leyenda jamás contada

Cuando la sombra de un icono de la literatura y posteriormente del cine, es tan grande, hacer cualquier versión de ella está destinada a ser comparara…y esto a Drácula, la leyenda jamás contada, le ha pesado en la crítica, pero no en el resultado final ni en sus números de ingreso, con un presupuesto de 70 millones de dólares, ha recaudado solo en cines algo más de 190 millones. Es una película que trata al personaje más como un héroe de Cómic o de acción y ha funcionado.

No debemos olvidar que este, fue convertido por Bram Stoker (Drácula, 1897), ya que la historia de Vlad el Empalador fue la que le inspiro para crear su personaje. Esta película, en cierta medida ha hecho lo mismo, ha cogido la novela y la historia real, y la ha plasmado con un concepto diferente en poco más de 90 minutos.

El personaje historico en el que se basa es Vlad lll (Sighișoara, noviembre de 1431-Bucarest, diciembre de 1476), más conocido como Vlad el Empalador (Vlad Țepeș) que fue príncipe de Valaquia, hoy el sur de Rumania, entre 1456 y 1462. Fue un gran luchador en contra del expansionismo otomano que amenazaba a su país y al resto de Europa, y también era famoso por su manera de castigar a los enemigos y traidores. Vlad era ortodoxo, aunque con posterioridad se convirtió al catolicismo. En la actualidad Vlad Țepes es considerado un héroe nacional en Rumanía. He aquí una de las faltas de la película que reseñamos, el no profundizar más en la historia real, pero claro…no estamos ante una película historia por lo que no podemos pedir lo que no es. Para ello os recomendamos ver Vlad Tepes (1979) una película realizada en Rumania centrada muy meticulosamente en la historia del personaje. Hasta el momento es la mejor película que recoge con rigor las acciones del Empalador, a destacar el papel de Stefan Sileanu.

Drácula, la leyenda jamás contada no tiene el terror de Nosferatu (1922), la fantasía romántica del Drácula de Coppola (1992) ni el mítico estilo de la Hammer y no es Entrevista con el Vampiro (1994)…lo cual no la hace mala, la humanización y sus nobles intenciones, hacen que nada tenga que ver este Drácula con el género de terror, metiéndose de lleno en el cine fantástico y dirigido a todos los públicos, algo que para nada es malo. Tiene muy buenos FX y de escenas de acción y si leemos entre líneas lo que se nos muestra el argumento, y conocemos al personaje, veremos que tiene muchos matices que se pueden disfrutar y que rinden homenaje a muchas de las anteriores versiones y a la propia obra de Stoker. Pese a esto, y al igual que las demás versiones, ninguna es 100% fiel al libro, pero en Drácula, la leyenda jamás contada, tenemos cosas que destacar- habrá escenas que no se os van a olvidar…y aquí cada uno es libre de elegir.

Os introducimos ligeramente en la película; esta se inicia con unos destacables créditos a lo “300” (2008) que ya dan la idea de lo que nos espera, algo más cercano a la acción que al terror, la voz en off nos narra a modo de prologo la historia que veremos a continuación. Durante los créditos vemos un claro homenaje a la versión de Coppola y una detallada descripción de quien y como son los enemigos de Vlad, a parte de un primer vistazo a su armadura, la cual nada tiene que envidiar a las ya vistas en “El señor de los Anillos” he aquí otra fuente de la que bebe Gary Shore, realizador de la película.

Ya han pasado unos 3 min de película y estamos dentro de un bosque acompañando a Vlad y a sus soldados, la atmósfera es oscura, húmeda y bastante gris, un extra a destacar del responsable de fotografía John Schwartzman– se han encontrado unos restos humanos de un supuesto explorador de Mehmed. En esa escena podemos ver los que serán los protagonistas secundarios de la cinta y un personaje que será sorprendentemente uno de los detalles mejor cuidados de toda la película, vemos como todo tiene un estilo muy Juego de Tronos.

Aunque no os vamos a desvelar nada, ya se nos cuenta tras encontrar los restos, que deparan las montañas y que peligros acechan en las sombras. Un toque a su favor es que no veamos nada hasta que el argumento lo pide.

Volvemos con Vlad Tepes (Luke Evans), príncipe de Rumanía, este niega una petición del sultán del Imperio otomano Mehmed II (Dominic Cooper) que es entregar a mil niños para ser convertidos en jenízaros (futuros soldados) pero harán de ser 1001 ya que el hijo de Vlad debe de ir en la entrega. El “no” por parte de Vlad implica entrar en guerra con el que antaño fuera su amigo y hermano de batalla, pero el amor a su familia y la promesa a su mujer Mirena (Sarah Gadon) lo hacen inevitable.

Para poder evitar una masacre, decide hacer un pacto con un ser diabólico que está oculto en una cueva, a la que todos temen ir y de la que se surten las leyendas más terroríficas de la zona. Este ser (Charles Dance) le entregará su poder durante tres días. Si durante esas 72 horas bebe sangre humana, eternamente será un ser diabólico y maldito que estará destinado a vagar por la tierra. Con esta historia nos cuentan, tocando finamente la realidad del personaje histórico y novelístico como Vlad Tepes se convirtió en Drácula.

Drácula, la leyenda jamás contada

Hay que destacar el apartado técnico, que como pasa actualmente, es impecable, ya queda poco que no se pueda hacer con los Fx digitales y tradicionales, muy cuidada la estética del ser que veremos en la cueva, he aquí otro toque a modo de guiño, nos recuerda, aunque muy diferente a Gary Oldman como Drácula y a Nosferatu Max Schreck en la película de F.W. Murnau (1922), las armaduras, vestuario y atrezzo son perfectos, dotan de mucha vida al conjunto de la película y se puede disfrutar del trabajo que les ha llevado hacerlo, nunca hay que olvidar la cantidad de técnicos que trabajan en estas películas, por ello comparar mal la película sin argumento no es justo, tiene detalles muy buenos y para ser la primera realización a modo de largometraje de su director Gary Shore está muy bien. A Universal le salen los números y habrá más seguro…de este y el resto de Monstruos…

A destacar todos los tópicos a cerca de los vampiros, las peculiaridades que les hacen débiles o inmortales, el como se puede acabar con ellos y el porque de su sed. La forma en la que se explica esta sed, se puede contrastar en la propia Novela y en realizaciones anteriores a esta película como las series Buffy o Sobrenatural. Lastima que la película sea corta ya que en estas cualidades se podía haber profundizado más-

La Banda Sonora corre a cargo de Ramin Djawadi es cual propone una música con toques muy de Wojciech Kilar (Drácula, 1992) y su propia firma ya impuesta desde que fuera fichado para encargarse de componer la BSO de la serie Juego de tronos. Cada tema está pensado para cada escena y le da un toque más de historia al conjunto, lastima que en algunos momentos de acción se quede relegada a un segundo plano.

Y es que las escenas al más puro estilo videojuego hacen mella y son el punto que debilita el conjunto de la cinta. No quiere decir que con menos hubiera ganado, solo que y bajo nuestro criterio, con momentos más repartidos y justificados quizás hubiera funcionado mejor, aunque poco más le podemos pedir a 90 min. Cuando dejamos las escenas de acción volvemos a una historia más pausada y oscura, de la que podemos disfrutar escenas como el ataque final al campamento, una pequeña joya para los que disfrutamos de los vampiros, la estética es impagable en esos minutos.

Hay muchas opiniones enfrentadas ya que esta película tendrá gente encantada y otra que le horrorice, en nuestro caso creo que sin desvelaros nada importante, hemos dejado claro que te puede gustar y porque, que se puede disfrutar sin problema, que tiene momentos a destacar y cosas que mejorar. Pero que cumple las expectativas de lo que a cine se refiere, que es entretener y contar una historia.

En definitiva si uno acude al cine con la idea de ver la típica historia del Conde Drácula o una película de terror de vampiros quedará muy descontento, ya que esto no es una película de terror,  por que si algo destaca en la película, es lo que venimos contando, el ofrecer una visión distinta y que no sea más de lo mismo como en muchas otras ocasiones. Si tienes una buena historia de base, podrás crear a partir de ella lo que quieras, haciendo como viene siendo así en el cine de Vampiros, cada película única.

Acerca de Daniel Martínez

Me considero una persona creativa, optimista y emprendedora en todo lo que hago. Disfruto del cine, los cómics y la música desde hace mucho tiempo y me gusta compartirlo con los demás.

Descubre tambien

tallman

Always Watching: A Marble Hornets Story “Reseña”

Nos adentramos con Always Watching en los casos que forman la leyenda al personaje de Slender, …